may 28

Ley de emprendedores

Ley de apoyo a los emprendedores y su internacionalización.

Aquí os dejamos un resumen con las mejores jugadas de la “Ley de apoyo a los emprendedores y su internacionalización”, la Ley de emprendedores abreviando. Sin entrar a valorar si será suficiente o no, que opiniones al respecto ya hay por doquier.

Ley del Emprendedor

Ley del Emprendedor

En principio, lo que se pretende con esta ley de emprendedores es fomentar la cultura emprendedora, dotar a los emprendedores de apoyos para encontrar financiación, reducir la carga fiscal que soporta cualquier emprendedor en el inicio de su actividad y favorecer la internacionalización de las empresas españolas. Si lo consigue o no, lo iremos viendo.

Lo de favorecer la internacionalización está bien. Como dentro de España no hay dinero, o está escondido con miedo, habrá que vender fuera  ¿no?

Para fomentar el emprendimiento, se plantean medidas como:

  • la tarifa plana de 50€ en la cotización a la Seguridad social para aquellos nuevos autónomos menores de 30 años,
  • el poder seguir recibiendo la prestación por desempleo a la par que se pone en marcha una actividad por cuenta propia,
  • ampliar las posibilidades de capitalización del paro
  • Creación de la figura del “Emprendedor de responsabilidad limitada ERL” de forma que si la vivienda habitual de este no tiene un valor superior a los 300.000€ no tendrá que preocuparse por que sus deudas empresariales terminen por llevársela por delante (por si acaso, leed la letra pequeña de la Ley).
Ley del emprendedor

A emprender chicos y chacos!!!

Como apoyos fiscales, la ley de emprendedores plantea:

  • que las sociedades de nueva creación tengan temporalmente un tipo reducido del 15% en el impuesto sobre sociedades
  • que los autónomos que inicien actividad tengan también temporalmente una reducción del 20% en los rendimientos netos para el IRPF
  • y que los autónomos que se decidan a establecerse como autónomos tengan una exención completa en el IRPF de las prestaciones por desempleo capitalizadas.
  • creación de un régimen especial de criterio de caja en el IVA para autónomos y PYMES, que permitirá evitar ingresar el IVA hasta que no se haya cobrado la factura.
  • Fomento del pluriempleo ( recordáis las películas de Landa, López Vázquez, de los años 60, que todos tenían dos o tres trabajos, pues eso) La pluriactividad tendrá reducciones en las cuotas a las Seguridad Social.

Bueno, si queréis ojearlo con más detalle, aquí tenéis el documento completo.

Resumen Ley de emprendedores

may 27

La crisis según Einstein o, cuando menos, según un optimista.

Las crisis según Einstein o, cuando menos, según un optimista.

Y digo esto por que no está claro que fuera Einstein el autor de esta cita, aunque tampoco importa que el autor no fuera el realmente.

Podéis encontrarla en cientos de blogs, y páginas web, y seguramente muchos ya la conocéis. Así que no es ninguna primicia, ni algo original de la muerte.

Lo que me mueve a publicarla otra vez es su visión optimista de lo que una crisis supone, y la actitud positiva que aconseja para afrontarla. Y como siempre me gustó, ahora quiero compartirla desde aquí con vosotros.

No pretendamos que las cosas cambien si siempre hacemos lo mismo. La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países porque la crisis trae progresos. La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche oscura. Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis se supera a sí mismo sin quedar ‘superado’.

_MG_5845_logo

¿Actitud positiva para afrontar la crisis? En alguna medida es nuestra elección.

Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones. La verdadera crisis es la crisis de la incompetencia. El inconveniente de las personas y los países es la pereza para encontrar las salidas y soluciones.

Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Sin crisis no hay méritos. Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia. Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo. En vez de esto trabajemos duro. Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora que es la tragedia de no querer luchar por superarla.”

Feliz crisis, en serio.

sep 21

Pon un modelo o más en tu empresa / negocio

¿Modelo? ¿Un modelo de qué?

“Yo ya soy lo suficientemente guapo. No necesito modelos”.

Primero lo primero. Vamos a ver que nos dice la RAE de la palabra modelo y cuántas acepciones tiene.

¿Las has leído ya? Sí, también es una “persona de buena figura que en las tiendas de modas se pone los vestidos, trajes y otras prendas para que las vean los clientes”, pero las dos acepciones que más nos interesan ahora son estas:

  • Representación en pequeño de alguna cosa“.
  • Esquema teórico, generalmente en forma matemática, de un sistema o de una realidad compleja, como la evolución económica de un país, que se elabora para facilitar su comprensión y el estudio de su comportamiento“.

 Modelos que usamos a diario para facilitarnos la vida.

Atendiendo a las definiciones anteriores muchas cosas que usamos habitualmente pueden considerarse modelos, así que es un concepto bastante más cercano a nuestro día a día de lo que pudiéramos pensar.

  • Modelo Globo terraqueoPor ejemplo un globo terráqueo, representación a escala de nuestro querido planeta, que nos permite ver sin levantarnos de la silla la situación de los continentes, océanos, etc. También nos permite comprender que la Tierra, que es redonda,  gira en torno a su eje.
  • Modelo plano viviendaEl plano de nuestra casa, que nos viene tan bien cuando queremos distribuir los espacios, ver si nos encajan los muebles,… y comprobar que nuestra casa es más pequeña de lo que quisiéramos :/.
  • Modelo mapaEl mapa de una ciudad, que nos ayuda a orientarnos y encontrar lugares.
  • Modelo pirámideLa maqueta de un edificio, que nos permite ver cómodamente sus características principales. Aquí os dejo un puñado de modelos de edificios emblemáticos de todo el mundo para que os entretengáis con vuestros hijos durante un buen rato. Además, están de rabiosa actualidad porque son RECORTABLES. Jajaja, lo siento, no he podido evitarlo.

Todos estos modelos cotidianos son simplificaciones de la realidad, pero mantienen la esencia de lo que pretenden explicar. Esa es la razón de que nos sean tan útiles para comprender cosas más complejas.

Así pues, un modelo es una buen herramienta para ayudar a entender sistemas complejos.  ¿Estamos de acuerdo, no?

¿Para qué quiero un modelo en mi negocio?

Todavía no conozco ninguna empresa o negocio que no  sea “especial y un poco complicada”. Siempre que me ha tocado comprender como funciona una empresa o una línea de negocio ha llegado un momento en el que sus responsables me han dicho que “BlablaSA no puede compararse al resto por…, no puede usar un nuevo método ya que…, tiene una complejidad añadida por su noseque…”

Y bueno, sí, en muchos casos es cierto. Las empresas, como las personas, no son sencillas de entender (algunas personas menos que otras, jejeje. Por un momento te has puesto a pensar en tu pareja. Eh! vuelve, vuelve!)

Entender una empresa o negocioNo es sencillo explicar qué es una empresa, ¿qué ofrece y a quién? ¿cómo consigue que llegue a su público? ¿cómo fabrica sus productos y/o presta sus servicios? ¿quienes participan? ¿que recursos necesita? ¿cómo lo hace para ganar dinero (si gana :) )? ¿qué valores tiene? ¿cuál es su cultura? ¿cuál es su visión, su estrategia de futuro? …

Y si no es sencillo explicarlo, ¡ponte en el pellejo del que lo tiene que entender!

En definitiva, si hay modelos útiles que ayudan a explicar cosas más mundanas, tendrás que dar por bueno que también existan modelos que permitan explicar más fácilmente tu empresa o negocio, ¿o qué?

¿Para quién quiero un modelo en mi negocio? ¿Quién tiene que entender cómo es mi empresa?

  • Quién necesita usar modelosTu. La primera persona interesada eres tu. Incluso los que hemos “parido” nuestra empresa tenemos problemas para explicarla en ocasiones.
  • Inversores, Business angels, banqueros. Si tienes dinero por castigo, estos no te harán falta, pero si eres como la mayoría de los mortales es más que probable que tengas que convencer de tus iniciativas a los que van a poner la pasta.
  • Empleados. Si vas a tener o tienes trabajadores, te será de gran ayuda que comprendan el negocio de tu empresa. Será mucho más sencillo alinearlos con la estrategia que hayas elegido.
  • Partners. Si tus proveedores y posibles aliados comprenden bien el negocio en el que estás metido, tus formas de hacer, será más fácil que pueden mejorar el producto / servicio que te dan, incluso a menor precio.
  • Clientes. Por último, tus propios clientes también ser verán beneficiados. Si comprenden mejor cual es el servicio o producto que les das y como se lo das, sus expectativas estarán mejor cubiertas y su satisfacción mejorará. También harás más sencilla la labor de marketing y la posibilidad de que nuevos clientes lleguen a tu negocio.

Está claro que todos ellos no tienen porque conocerlo todo. Cada cual lo suyo. No vas a darle las mismas explicaciones a un proveedor que a un trabajador. ¡Sólo unos elegidos saben la fórmula química de la Coca Cola!

¿Puede un único modelo explicar lo qué es una empresa?

Te contestaré con otra pregunta :) ¿Puede definirse una persona solo por sus características físicas? Obviamente no.

  • Físicamente podemos ser altos, bajos, rubios, morenos, pero eso sí, todos guapos jejeje.
  • Pero con eso no nos basta para definir como es alguien. Si queremos conocer a alguien también nos interesa saber si es amable, risueño, irascible, etc. Vamos, qué carácter tiene.
  • A un banquero ni siquiera le basta con lo anterior. También querrá saber si cuenta con ingresos estables, cuantos ahorros y propiedades tiene y, rizando el rizo, cuales son sus planes de futuro.  Bueno, todo esto le interesa a un banquero, a un futuro socio/a, a su futuro cónyuge y a la Agencia Tributaria :/ . Ah!, y también les interesa a los vecinos del quinto, jejeje.

Concluyendo. Tanto para una persona como para una empresa hay diferentes perspectivas. Nuestra capacidad para explicar con mayor acierto como es una empresa o una persona dependerá de cuántas de esas perspectivas dominemos de ella.

Prepara una carpeta de esas que tienen fundas transparentes. Te servirá para ir ampliando las perspectivas que vas conociendo de tu empresa o negocio. En cada funda un modelo, una perspectiva de tu empresa negocio. La mayoría de estos modelos serán una simple hoja, ya lo verás.

Sencillez versus utilidad. ¿Cualquier modelo sirve para explicar mi empresa o negocio?

Se trata de que el modelo simplifique esa realidad compleja que quieres explicar, pero que no sea tan simple como para que pierda la esencia de lo que pretende representar. Hay un equilibrio entre el nivel de detalle que necesita el modelo (sencillez) y lo que es capaz de reflejar (utilidad). Todo dependerá del objetivo que tengas para el modelo.

Sencillez VS utilidad en los modelosPongamos como ejemplo el plano de una casa. Si el objetivo que buscas es simplemente explicar la ubicación de habitaciones, cocina, baños, etc. te bastará con un bosquejo a mano que no respete escalas. Pero si lo que necesitas es algo que permita comprobar que los muebles que vas a comprar encajan por tamaño, tu plano tendrá que estar hecho a escala y con medidas precisas para no darte sorpresas cuando vayas a ponerlos.

¡Como la vida misma! No puede tenerse todo. ¡Es muy difícil hartarse de comer chocolate y no engordar! Hay que buscar el término medio.

¿Un modelo para toda la vida?

Ya no hay nada que sea para toda la vida. Algunos modelos aguantan mejor el tiempo que otros, pero antes o después todos terminan siendo obsoletos y necesitan algo de mantenimiento. Es lógico. Nadie quiere que su empresa o negocio se quede estancada en el tiempo, y eso implica que ha de evolucionar. Si los modelos sirven para explicar como es tu empresa o negocio, está claro que deberán evolucionar al mismo tiempo.

Es más, si has hecho bien el trabajo, usarás los modelos que tengas para imaginar como han de evolucionar y acto seguido trasladar los cambios que hayas pensado a la realidad de tu empresa.

En otras ocasiones simplemente irás cambiando cosas de tu negocio real en función de las necesidades y de factores externos que difícilmente puedes controlar (la legislación por ejemplo).

¿Qué fue primero el huevo o la gallina? Sea como sea, te recomiendo que al hilo de lo que contábamos en el post de “vivir planes“, utilices dos o tres veces al año para revisar tus modelos y aproveches esos momentos para

  • a) imaginar las mejoras que vayas a plantearte, y
  • b) actualizar los modelos con los cambios que se hayan producido en la realidad de tu negocio desde la última revisión.

Modelos útiles para empresas y negocios

Quizá te sorprenda encontrar aquí cosas que no imaginabas que fueran modelos, pero si repasas las definiciones que hemos dado en el primer apartado, verás que todos los que te he puesto aquí cumplen con ellas.

  • Business model canvas (BMC): El más interesante para alguien que esté en el proceso de comenzar un nuevo negocio o revitalizar el que ya posee. Es una hoja en blanco en el 95% de su superficie (no en vano canvas significa lienzo en inglés), pero dividida en 9 rectágulos que nos simplifican la vida enormemente al intentar definir un negocio cualquiera. Vale tanto para grandes como para chicos, ya funcionando o todavía en nuestra imaginación. Así de un plumazo centra nuestra atención en definir nuestra propuesta de valor, para qué clientes, a través de que canales vamos a llegar a ellos, que tipo de relación con el cliente vamos a tener, que ingresos vamos a conseguir de ellos, con qué actividades, que recursos o alianzas necesitaremos y cuánto nos va a costar todo eso. Ni más, ni menos. Herramienta imprescindible.
  • Diagrama de entorno, competencia y mercado: No estás aislado, tu negocio está inmerso en un océano repleto de peces que pescar y tiburones que esquivar. Este modelo te ayuda a comprender dónde te encuentras dentro del entorno, que competidores tienes y como son de fuertes, cómo es tu mercado, cómo te afectan factores político legales, sociales, macroeconómicos y tecnológicos. Te ayuda a descubrir tus fortalezas y debilidades, y las oportunidades y amenazas que hay afuera.
  • Mapa estratégico. Modelo que ayuda a entender y compartir tu estrategia. En el aparecen los factores que has considerado estratégicos para tu negocio y las relaciones que existen entre ellos. Separa esos factores estratégicos en cuatro bloques diferenciados: Rentabilidad, Cliente/Mercado, Excelencia y Recursos. Es un excelente punto de partida para la puesta en marcha de un sistema de Dirección por objetivos.
  • Mapa de procesos: Muy nombrado, pero poco usado. Un mapa de procesos recoge los procesos fundamentales de tu empresa y las relaciones existentes entre ellos. Es fundamental para cualquier proyecto de mejora, pues nos permite ver a vista de pájaro las entradas y salidas de cada proceso, que recursos son necesarios en cada uno de ellos, y según el nivel de detalle incluso los perfiles involucrados. Un mapa de procesos refleja lo qué haces para ganar dinero.
  • Organigrama: Uno de los modelos más conocidos y usados. Tan usado que en muchas ocasiones queremos utilizarlo para ver perspectivas de la empresa para las que no está preparado. Un organigrama fundamentalmente representa la estructura organizativa de tu empresa, cuáles son los departamentos o áreas en que está dividida y las relaciones jerárquicas entre los responsables de cada una de esas áreas o departamentos. No sirve para identificar procesos, ni para explicar el negocio, ni para identificar clientes o estrategias. Nos gusta porque es fácil de entender, y de una forma sencilla identifica a los que tienen el poder (que suelen coincidir con los salarios más altos) y nos sitúa en la foto. Cuánto más arriba, más poder y pasta, y viceversa.
  • Balance y Cuenta de Pérdidas y Ganancias (CPG): Los dos juntos, sí, dos documentos que son los números (pasta) de tu empresa o negocio. Podríamos llamarlos Modelo económico-financiero. El Balance es una foto de los activos (aquello que tiene valor) que posee tu empresa en un momento concreto y de las obligaciones económicas que mantiene con los propietarios o con terceros. Por otro lado, la CPG explica cómo se genera el beneficio (o las pérdidas) de tu empresa durante un periodo. Si piensas que estos dos documentos son una mera formalidad para cumplir con la Administración, estás en un error y desperdicias un modelo muy potente para la gestión de tu empresa.
  • Modelo EFQM: Modelo de excelencia empresarial patrocinado por la EFQM y la Unión Europea. Su concepto fundamental es la autoevaluación de tu empresa en función de unos criterios desarrollados por unos señores y señoras muy listos :) La evaluación identificará aquellos lugares en los que se presentan lagunas y tienes oportunidades de mejora. Los aspectos evaluados son liderazgo, personal, política y estrategia, colaboradores y recursos, procesos, resultados en personal, resultados en clientes, resultados en la sociedad y rendimiento. Vamos, que te da un repaso bastante completo.

Cuándo tu carpeta de modelos tenga todos estos, podrás decir que conoces muy bien lo que te llevas entre manos.

Conclusiones

Espero haberte convencido de que con los modelos adecuados serás más eficiente gestionando tu empresa.

Te ayudarán a organizar todas las ideas que tienes en la cabeza, convertirán en tangible cosas que son abstractas, te ayudarán a comprender la realidad compleja, te ayudarán a explicar esa realidad a cualquiera que lo necesite y te permitirán encontrar más fácilmente soluciones a tus problemas.

Ok. Manos a la obra. Tienes mucho trabajo por delante para llegar a completar los modelos de tu negocio o empresa. Ve a por tu carpeta de modelos y prepárate para rellenarla. En los próximos posts te iré ayudando a crear cada uno de los que te he presentado.

sep 06

Para emprender o reinventarse, mejor “vivir” planes que hacerlos.

¿Hacer planes de negocio o vivirlos?

Bueno, alguna ilusión tendrás si estás leyendo esto, ¿no? ¿Dónde quieres llegar? ¿Qué resultados te llenarán de orgullo y satisfacción?

Si tu ilusión es montar un negocio, el primer objetivo está claro: ¡poder vivir de el! ¿Cuánto tiempo te darás o tienes para conseguirlo? ¿Cuánto esperas poder “pagarte” mensualmente al cumplirse ese plazo? ¿Cuánto tiempo y esfuerzo diario estarás dispuesto a realizar en ese momento?

Si lo que quieres es revitalizar el negocio que ya gestionas o iniciar una nueva línea de negocio dentro de tu empresa, tendrás preguntas parecidas y sus respuestas correspondientes (bueno, igual las respuestas todavía no :) ).

Sea cual sea el objetivo que te hayas marcado, tendrás más probabilidad de cumplirlo si “vives un plan”. Este post no va de como definir objetivos y planes. Eso queda para otro día. Este post explica la diferencia entre “hacer planes” y “vivir planes”.

Tampoco esperes un rollo de motivación. Esa te la presupongo. Voy a intentar convencerte de algo más técnico y práctico.

¿Por qué necesitas tener planes para tu negocio?

En realidad los haces casi de forma instintiva para un montón de cosas, los escribas en un papel o no. Así somos los humanos, imaginar algo mejor es parte de nuestra naturaleza. También es cierto que planificar con el detalle necesario se nos hace un poco cuesta arriba y muchas veces nos quedamos en el resultado final, pasando de puntillas por el trayecto.

Por ejemplo, a la gran mayoría planificar un viaje, por muy lejano que sea, siempre nos parecerá más sencillo que hacer un plan de negocio. Viajar es más natural para todos.

Piensa un momento en el viaje más complicado y largo que hayas hecho en tu vida, uno de varios días con escalas en varias ciudades y países. Si eres de Zaragoza y lo más lejos que has estado es Utebo, mejor imagina que has ido a China ;) .

Un largo viaje, lo más parecido a crear un negocio

El viaje más parecido a crear un negocio

En ese viaje, alguien (tu y/o la agencia de viajes que contrataste) planificó la ruta, contrató los alojamientos, el transporte, pensó en la comida, presupuesto disponible, dinero en metálico, la ropa más adecuada al clima, lugares a visitar, etc. Vamos, un plan de viaje en toda regla. ¡lo normal!

Solo los muy aventureros se lanzan con su mochila sin saber dónde van a dormir o que transporte van a utilizar.

En definitiva, si vas a emprender un largo viaje, intentas tener todo lo más atado posible. Intentas hacer un plan de viaje que te permita ir con la suficiente tranquilidad como para disfrutarlo y tener los menos contratiempos posibles (y aún así los tendrás, no falla).

Los planes, tienen que trazar el camino que deben seguir los acontecimientos para llegar a aquello que nos hayamos propuesto. Si no lo hacen, no serán planes, serán solo ideas.

Crear un negocio o revitalizar el que ya tenemos es como un viaje de los largos. No puede improvisarse si queremos evitar sorpresas desagradables. Si para hacer un gran viaje no te cuestionas contar con un plan, tampoco puedes hacerlo al emprender una aventura como un negocio.  Así que necesitas un plan, o dos si son pequeños jeje. Necesitas “planificar”. De como planificar, hacer planes estratégicos o de negocio hablaremos otro día.

¿Por qué tener planes no es suficiente? Tenemos que “vivir planes”

Sigamos con ese largo viaje. Planificarlo puede ser divertido, pero lo que realmente queremos es “hacer el viaje” ¿no? Queremos llegar a nuestros destinos, superar los contratiempos que surjan y disfrutar del viaje tal cual lo hemos imaginado.

Quizás no somos conscientes pero, mientras viajamos, normalmente hacemos más cosas de las que pensamos.

Mirando el reloj para controlar nuestro plan

Mirando el reloj para controlar nuestro plan

Llega un momento en el que te pones en marcha, en el día y a la hora a la que comienza tu viaje según lo previsto. Llamas a un taxi para que te lleve al aeropuerto o a la estación de tren. Llega el taxi, te montas “miras el reloj” y te preguntas si llegarás a tiempo para coger tu vuelo. ¡Que levante la mano quien no lo haya hecho alguna vez!

Al mirar el reloj y comprobar si vas en hora, estás “controlando” que tu plan de viaje sigue el curso que tiene que seguir. Llegar tarde puede suponer perder el vuelo o el tren, así que necesitas “controlar” para evitarte problemas.

Si te sobra tiempo, fantástico, pero si piensas que vas a ir un poco justo necesitas “actuar”. ¡Algo tendrás que hacer! Por de pronto le dirás al taxista que vas un poco justo de tiempo. Seguro que también te prepararás para salir lo más rápido posible del taxi. Incluso te pondrás a correr con la esperanza de ganar ese tiempo precioso que habías perdido. Vamos que “actúas”, haces lo que sea para intentar cumplir los horarios. No te quedas parado.

Control para no desviarte de los planes. Control para no perder el avión

Ahí va tu avión, mientras lo miras desde tierra. :-/

Y en este punto puede haberte pasado dos cosas, que ya imaginas. Has llegado a coger el vuelo o lo has perdido.

Si te ha pasado lo segundo, primero dedicas unos minutos a maldecir tu mala suerte, quejarte del tráfico que te ha hecho retrasarte, etc, etc. Aunque lo que realmente haya sucedido sea que se te han pegado las sábanas, jejeje.

Después de esos momentos de higiene mental, vuelves a pensar en tu plan. Tienes claro que ya no vale al 100% tal cual lo tenías previsto, e intentas volver a “planificar” esa primera etapa. Consultas que otros vuelos hay o si cuentas con medios de transporte alternativos que te permitan enlazar con el plan original. Vuelves donde el principio, a planificar.

Bueno, pues esto es vivir un plan. “Planificarlo”, “hacer el viaje”, “controlarlo” y “actuar”. Solo si haces estas cuatro tareas aumentarán tus posibilidades de llegar a destino.

Vivir un plan exige cuatro tareas cíclicas.

A esta conclusión llego hace unos años un señor llamado Deming, que nos decía que las probabilidades de tener éxito al emprender cualquier actividad eran mayores si repetíamos cíclicamente las cuatro tareas que os hemos contado.

Ciclo PDCA, Plan, Do, Check, Act

Ciclo PDCA, Plan, Do, Check, Act.

  • Plan (Planificar): Imagina lo que quieres conseguir y el camino que debe recorrerse para llegar a ello. Mejor si está escrito o pintado.
  • Do (Hacer): Ponte a hacer el trabajo según lo has plasmado en tu plan.
  • Check (Controlar): Comprueba, periódicamente y en momentos críticos, el cumplimiento de tu plan.
  • Act (Actuar): Actúa. Si te estás desviando del plan analiza las causas y plantea soluciones que te hagan volver a cumplirlo. Si eso no es suficiente, vuelve a planificar, cambia el plan e inicia un nuevo ciclo.

Planificar, hacer, controlar, actuar. ¡No puede faltar ninguna!

Que mejoren tus probabilidades de éxito solo funciona si haces estas cuatro tareas correctamente y de forma cíclica. Si dejas de hacer una de ellas, te sobran todas las demás. Volvamos al viaje como ejemplo.

Que pasa si no planificamos

Imagina que no planificas tu viaje. Te pones a viajar y ya está. No te hace falta controlar porque no hay plan que cumplir. Tampoco tienes que actuar, porque es imposible desviarse de un plan que no existe. Eres el perfecto viajero, el que no tiene destino y cualquier sitio le va bien para llegar, para dormir, para comer,…

Vamos, que no tienes objetivos. Sigue así. Llegarás muy lejos, o no.

que pasa si no hacemos nada

Ahora imagina que haces tu plan de viaje, pero no viajas, jajaja. Bueno, puede ser divertido planificar el viaje de tus sueños aunque sepas que será muy difícil que puedas hacerlo.

Si no viajas, obviamente no hay nada que controlar y mucho menos actuar. También podías haberte ahorrado el tiempo dedicado a planificar.

Qué pasa si no controlasImagina que no controlas. Haces tu plan de viaje, te pones a viajar, pero no estás pendiente en ningún momento de si llegas a tiempo al avión, si estás en la terminal del aeropuerto adecuada, etc. Un desastre vamos. Esto implica que tampoco vas a actuar porque no sabes si llegas pronto o tarde, si estás en el sitio correcto o en sus antípodas. Te podías haber ahorrado el tiempo de la planificación, y en lugar de iniciar el viaje mejor haberte quedado en casa viendo la tele.

Qué pasa si no actuasTerminamos con la falta de acción. Tienes un plan de viaje, te pones en marcha con el mismo, vas controlando su cumplimiento pero a la primera desviación que se presenta te quedas quieto, paralizado sin hacer nada. – ¡Oh, vaya! no voy a llegar a coger el tren. hummm, que a gustito se está en la cama. Otra vez que te sobran las cuatro tareas.

O están todas las letras, o las probabilidades de que tengas éxito son reducidísimas, dependerán exclusivamente de tu fortuna. ¿ Cuándo fue que te tocó la lotería? Bueno, pues eso, no te digo más.

Conclusión: dedica tiempo a cada una de estas cuatro tareas

Vivir un plan exige que dediques conscientemente tiempo, sí tiempo, a cada una de estas cuatro tareas. Las tres tareas que peor paradas salen habitualmente en el mundo de los negocios son las de “planificar”, “controlar” y “actuar”.

A planificar solemos darle tiempo pero, como ya comentaba arriba, al no ser una tarea habitual nos cuesta hacerla bien. Muchas veces pensamos que con tener una idea en la cabeza ya es suficiente y que no hace falta abundar en los detalles de como vamos a llegar al objetivo.

En cuanto a las otras dos, solemos controlar a destiempo, cuando las posibilidades de “actuar” son pocas o ninguna. Otras veces lo que sucede es que metemos nuestro plan en un cajón y  ya nadie sabe más de el.

Por eso es una buena idea programarse periodicamente un tiempo para controlar como va tu plan (diaria, semanal o mensualmente tu decides según necesidades y la velocidad a la que funcionan las cosas en tu negocio).

Lo ideal es que puedas revisar los resultados del mes anterior en la primera semana del siguiente, y así tendrás más margen para “actuar”. Además esto te obligará a sacar tu plan del cajón en el que lo habías guardado, jejeje.

Si haces bien tu trabajo de controlar, actuar saldrá en los momentos apropiados y tendrás que ocuparte de menos “urgencias” (¿importante o urgente? ¿te suena?).

Si además hiciste un buen trabajo de planificación es probable que opciones B que descartaste inicialmente puedan ser perfectas para solucionar la desviación de tu plan.

En definitiva, si quieres “vivir” tus planes de negocio, te recomiendo que hagas lo siguiente:

  • Planificar: Dos o tres veces al año, y cuando haya que retocar el plan.
  • Hacer: Todos los días ¿o qué? :)
  • Controlar: Como mínimo una vez al mes, y en todos los momentos críticos de tu plan.
  • Actuar: Cuando sea necesario tras el resultado del control (vamos, también una vez al mes, es lo que hay)

Ejemplo programación de tareas para "vivir planes"Para “controlar” y “actuar” si lo haces mensualmente, mejor programa siempre la misma semana e incluso el mismo día. Para controlar necesitas saber lo que ha pasado en el mes anterior (ingresos, gastos, número de clientes, …) así que busca un día en el que tengas la certeza de poder contar ya con toda esa información. El primer miércoles del mes, por ejemplo.

Reserva los días en tu agenda ahora mismo. Nada te lo impide.

¿Y ahora que vas a hacer? ¿Seguirás haciendo planes o pasarás a vivirlos?

 

 

abr 19

Cuidado con estafadores que se hacen pasar por la Agencia Tributaria

Cuidado con estafadores que se hacen pasar por la AEAT

Esto es algo que sucede año tras año por estas fechas, y este año también se repite.

Te envían un mail haciéndose pasar por la Agencia Tributaria. En el te informan de que, por la razón que sea,  tienen que devolverte una cantidad de dinero. Desde ahí te llevan a una página falsa con la imagen de la AEAT en la que debes rellenar un formulario con todos los datos de tu cuenta.

Una página como esta:

Página falsa de la AEAT

Página falsa de la AEAT

Y claro, como son lo que son, en lugar de ingresarte el dinero te limpian la cuenta. :(

Warning!

La policía lo deja bien claro: “Ninguna entidad bancaria ni organismo oficial solicita datos de este tipo a través de email o formulario.”

Aquí os dejamos el enlace a la página web de la policía en la que lo explican.

 

abr 17

Como obtener el borrador de la renta 2011

Para los que todavía no habéis colapsado los servidores de la Agencia Tributaria, aquí os dejamos un vídeo de la propia agencia que explica de manera muy sencilla como obtener el borrador de la renta 2011.

Disfrutadlo!! (es un decir ;) )

abr 08

Arranca la campaña de la renta 2011. ¡Ojo a los cambios!

Renta 2011Aunque la campaña comienza oficialmente el día 3 de mayo lo cierto es que a partir del próximo martes 10 de abril ya podemos solicitar el borrador, consultarlo y confirmarlo online. Así que a los efectos, ya podemos decir que arranca la campaña de la renta 2011.

En cualquier caso, asegúrate de tener en cuenta las novedades introducidas para esta campaña cuando revises los borradores.

Asegúrate de tener en cuenta las novedades cuando revises los borradores.

Cambios como el que permite a todos aquellos que estén viviendo de alquiler y que tengan una renta que no supere los 24.107€ deducirse hasta un 10,05% de lo que hayan pagado a su casero.

Pero no solo se benefician los inquilinos, también hay ventajas para los propietarios de la vivienda en alquiler. El 60% de lo que hayan ingresado por este concepto estará libre de impuestos. ¿Tu inquilino tiene menos de 30 años?, todavía mejor puesto que el porcentaje libre de impuestos sube al 100%.

¿Has alquilado tu casa a un joven menor de 30 años? ¡Enhorabuena. 100% de los ingresos libres de impuestos!

Otra novedad es que todos los contribuyentes puedan aplicarse las deducciones relativas a la compra y mejora de la vivienda habitual. En concreto, los que la hayan comprado, construido, ampliado o rehabilitado podrán deducirse hasta 9.040 €, o incluso hasta los 12.080€ si la reforma se ha realizado para adecuar su vivienda a una persona con discapacidad.

Pero no todo son ventajas (si hablando de pagar impuestos podemos referirnos a “ventaja” :) ). Si has ingresado más de 120.000€ tu IRPF subirá hasta el 22,5%. Si ingresaste más de 175.000€ tu IRPF sube hasta el 23,5%.

¿Ingresaste más de 175.000€? Tu IRPF sube hasta el 23,5%.

En definitiva, estad atentos a las novedades de la campaña de la renta 2011. ¡Para pagar más siempre hay tiempo!